¿Por qué cruzamos los dedos para desear buena suerte?

La famosa seña de cruzar los dedos para desear la buena suerte ha traspasado las barreras del tiempo posicionándose como una seña muy famosa. Todos alguna vez la hemos utilizado, ya sea para atraer la buena suerte, para encomendarnos a Dios, para esperar buenos resultados, incluso para calmar la ansiedad en momentos de estrés.

Atención, que este popular gesto también tiene otros significados en distintas partes del mundo, como lo puede ser en el país asiático de Vietnam, donde sus habitantes consideran este gesto como inapropiado, ya que para ellos se asemeja a los genitales femeniles.

¿De dónde proviene cruzar los dedos para desear buena suerte?

Una de las teorías más plausibles proviene de la religión pagana, quienes solían rendir culto a las fuerzas de la naturaleza. Pues eran sus fieles quienes creían que al juntar sus dedos índices con alguna otra persona, sus deseos más profundos quedarían atrapados en la punta de sus dedos. Para ellos este gesto también simboliza la unión perfecta con la cual podían atraer seres de luz para que les brindara esa suerte que estaban buscando.

Pero para saber un poco más de esta famosa seña, habría que remontarse mucho antes del Siglo III, donde los fieles cristianos eran perseguidos por sus creencias. Fueron estos mismos que al sentirse acorralados o en situaciones de máximo peligro, recurrían a esta seña para acudir al poder de la crucifixión de Jesucristo.

También te puede interesar: ¿Por qué el 7 es el número de la suerte?

Un significado conocido comúnmente es el de utilizarlo para exculpar nuestras propias mentiras, o promesas que no se van a cumplir, haciendo este gesto en la espalda. Esto se debe también a la continua lucha que afrontaban los cristianos, pues hacían uso del gesto para redimirse de las mentiras que tenían que contar a sus persecutores. Vale la pena destacar que los cristianos que eran perseguidos hacían uso de cruzar los dedos para poder identificarse entre ellos mismos.

En los principios de esta popular práctica, es sugerido que para llevarla a cabo se necesitaban principalmente de dos personas, pues estos dos al unir sus saludos daban vida al símbolo de itchus que traducido al griego significa pez y este a su vez también significa “Jesucristo, hijo de Dios”

Recientemente, los científicos de una universidad prestigiosa ubicada en la ciudad de London se han dado a la tarea de descubrir todo lo que esconde este peculiar gesto. Y han logrado encontrar que la manera en la que cruzamos los dedos hace que el cerebro se confunda y no pueda distinguir entre las sensaciones de frío, calor o dolor, lo que ayuda mucho a apaciguar el dolor que pueda ser causado en esa zona.

La suerte siempre ha sido un suceso que se ha buscado a través de los años, pues ayuda inconscientemente a sentir seguridad sobre un evento del que no se tiene control. El cruzar los dedos siempre será amuleto del cual se apegan aquellos que son supersticiosos y creen en cábalas. A veces, resulta increíble como para muchos la fe y la superstición tienen un papel de importancia hoy en día. Y son capaces de dejar sus deseos y aspiraciones más preciadas a la suerte de estas prácticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.