Santa Lucía y sus poderes

Santa Lucía y sus poderes

Esta santa tan poderosa y amada nació en Siracusa en la isla italiana Sicilia a finales del siglo III.

Hija de Eutiquia y Lucio, nobles adinerados. Su padre murió cuando Lucía era niña y fue educado con la fe cristiana.

Santa Lucía hizo su devoto a Dios muy joven, lo que mantuvo en secreto su voto de virginidad.

La madre de Lucía quería casarla con un joven pagano. Pero ella, no quería casarse con nadie y pudo persuadir a su madre de ir a Catania (ciudad siciliana) a orar ante la tumba de Santa Ágata para pedirle la curación de unas hemorragias que tenía su madre.

Lucía y su madre fueron juntas a orar ante esa santa y Dios escuchó sus oraciones consiguiendo la curación de su madre.

Ese momento, fue el ideal para comunicarle a su madre de que quería consagrarse a Dios y repartir su fortuna entre los pobres. Eutiquia (su madre) le dio la bendición como agradecimiento a Dios.

El pretendiente no quiso aceptar ese rechazo e indignado dilató a Lucía ante el pro-consul Pascasio como cristiana. Entonces, los cristianos estaban perseguidos con mucho odio.

Lucía fue arrestada y llevada ante el juez, quien la presionó para que dejara el cristianismo, o mejor dicho, su fe cristiana.

La respuesta de Lucía ante el juez fue: “Está perdiendo el tiempo en insistir. Nunca podrán alejarme del amor que tengo por mi señor Jesucristo”.

Ante esa resistencia y entonces desafío de la autoridad, el juez le pregunta: “Y si la torturamos. ¿Será capaz de aguantar?

Lucía contestó: “Sí, resistiré porque los que creemos en Jesucristo, llevamos una vida pura y tenemos al Espíritu Santo que vive en nosotros y nos da la fuerza necesaria, además de inteligencia y valor”.

Aquí es cuando el juez la amenazó con llevarla a un prostíbulo para ofenderla públicamente. Lucía aquí le contestó: “El cuerpo queda contaminado si el alma es consciente”.

El juez lo intentó todo para persuadirla de cambiar, y ni los guardias fueron capaces de moverla de su ubicación. Intentaron también atarla de pies y mano pero sin éxito.

Pascacio al saber lo sucedido dio la orden de quemarla en una hoguera por brujería pero tampoco el fuego le hacía nada.

Ante tanta fuerza y resistencia, Pascacio ordenó quitar los ojos a Lucía y a pesar de no poder ver más en teoría seguía viendo.

Ante tanta desesperación de Pascasio, acabó dando la orden de decapitar a Lucía.  Después su decapitación, Lucía no paró de transmitir el mensaje a los fieles a Dios de anteponer los deberes con Dios a los de las personas y sus seguidores a su lado con ese gran mensaje acabaron después de sus últimas palabras con “Amén”. El milagro de Santa Lucía había nacido.

Esta historia salió a la luz con el descubrimiento en 1894 de una inscripción sepulcral del año 380 en Siracusa.

¿Cuáles son los poderes de Santa Lucía?

A raíz de su historia, Santa Lucía es la patrona de la vista. También es la santa de los electricistas y las modistas. Además de muchos pueblos en el mundo entero, es la patrona de las ciudades italianas Venecia y Siracusa.

El día de celebración de Santa Lucía es el 13 de diciembre.

Su historia traspaso fronteras y hoy en día, es venerado en todos los países cristianos.

En el año 590, el Papa San Gregorio puso nombre a dos conventos en Roma.

Ante problemas de la visión, los fieles al cristianismo hacen sus ofrendas y oraciones a Santa Lucía ya que en la historia se habla de muchas curaciones de personas ciegas o con problemas importantes en la vista.

Representación de Santa Lucía

Lo más habitual de ver a Santa Lucía en las iglesias u otros monumentos religiosos es con la imagen de un santa con sus ojos en una bandeja. Es la forma más representativa de comunicar a los cristianos sus cualidades.

Santa Lucía y sus ojos

Oraciones a Santa Lucía

Existen muchas oraciones a Santa Lucía que puedes decir en un lugar tranquilo y sin molestias.

Esta oración quizás es la más importante:

¡Oh bienaventurada y amable Santa Lucía!, universalmente reconocida por el pueblo cristiano como especial y poderosa abogada de la vista; llenos de confianza a ti acudimos pidiéndote la gracia de que la nuestra se mantenga sana y que el uso que hagamos de nuestros ojos sea siempre para bien de nuestra alma, sin que turben jamás nuestra mente objetos o espectáculos peligrosos, y que todo lo sagrado o religioso que ellos vean se convierta en saludable y valioso motivo de amar cada día más a nuestro Creador y Redentor Jesucristo, a quien, por tu intercesión, oh protectora nuestra, esperamos ver y amar eternamente en la patria Celestial. ¡AMÉN!

Amuleto de Santa Lucía

También tenemos otras formas que llevar siempre con nosotros la protección de Santa Lucía que es con bisutería o joyería con los ojos de Santa Lucía. Es muy habitual que puedas encontrar esos amuletos religiosos en tiendas online del sector.

¿Qué te ha parecido este artículo? Ahora ya conoces el milagro y poderes de Santa Lucía. Losamuletos.com te invita a seguir navegando por su web para aprender más sobre los poderes y amuletos religiosos.

Te queremos recomendar este artículo para leer: Poderes de San Benito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *